Viaje al centro de la página

Ismael_Garcá_Abad_Viajando_in_vitro

¿Una guía turística en un catálogo de literatura por venir? “Viajando in vitro” es el nombre de la pieza literaria en la que, a través de una serie de 13 textos magistrales, se nos propone un tour por algunos de los parajes que la poeta y narradora Mercedes Cebrián nunca visitó. Allí las palabras son espacios abiertos, lugares comunes para el almacenaje de tópicos, pero también para la convivencia de nuestras almas, pobres turistas despistadas, vagabundas en el supra-mundo cultural.

La experiencia de asistir a una matanza extremeña o de apuntarse a unas jornadas de trekking en el Tibet se conquista sin apenas mover un dedo para pulsar la tecla del buscador o pasar la página de una enciclopedia. Y, sin embargo, nuestra estancia allí es tan real como la calmada lectura frente a la pantalla o el papel. Una vez internados entre las letras de la palabra “Egipto”, donde antes apenas percibía uno la blandura del sofá, ahora siente la molesta montura del camello. Ya no hay marcha atrás: los lugares de la guía se han instalado para siempre en nuestro interior.

La autora agita las mentes de los devoradores de literatura por venir cuestionando el recorrido espacial como requisito para el verdadero viaje. Como solaz a las fatigas del viajero, las refrescantes imágenes de nuestro diseñador, Ismael García Abad, acompañaron a esta genial libro-creación dispersa semanalmente en las páginas de La Vanguardia entre Enero y Abril de 2006.

Anuncios

3 Respuestas a “Viaje al centro de la página

  1. Necesito urgentemente leer algo de Mercedes Cebrián.
    ***
    Tal vez me anime y, como falso émulo, escriba también una guía de viajes.

  2. Querido Estupor:

    No sabes cuánto nos alegra encontrar tus semillas-comentario distribuidas en nuestra página. Un consejo: “El mercado común” de Mercedes Cebrián apareció no hace mucho en Caballo de Troya y es una alegría para todo aquel que tenga ganas de ver rotos sus esquemas poéticos. Verdaderamente inclasificable y perturbador.

    Respecto a la guía de viajes que proyectas, es una bella promesa. ¿No es ya El Ojo en la mano la guía de un gigantesco museo imaginario?

  3. Eso es el ojo en la manO, exactamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s