Las metamorfosis del papel impreso

far_from_andalusia_pedraza_villalba.jpg 

¿Consiste la posición natural de libro en descansar horizontalmente sus tapas sobre las páginas acumuladas? Si así fuera, la lectura requeriría ejercer un acto violento sobre su cuerpo material que vendría a sumarse al que, de hecho, todo lector aplica sobre la esencia del libro. Al pasar las páginas, al recorrer sus líneas, el lector convierte al libro en algo que difiere de sí mismo. No es el libro, sino lo leído aquello que se introduce secretamente en nuestro interior.

La Sección Documental de El águila ediciones se complace al incluir en su catálogo una muestra del trabajo de Jesús Pedraza Villalba. Tanto en Far from Andalusia (2004) como en Descansa en lo difícil esa estridencia de lo mismo (2006), este artista ha descompuesto la forma externa del libro para convertirlo en un nuevo objeto, en una figura abierta y capaz de interactuar con su entorno. La página —usualmente destinada a desaparecer en la lectura cediendo su lugar a la aparición del sentido— abandona aquí su función neutra como marco portador de signos y enfrenta al lector con su cuerpo de papel. Un cuerpo que desarmado, agujereado, recortado y pegado permite ser, en definitiva, llevado hasta el límite de lo que él mismo es: el libro se vuelve in-significante, el soporte de la letra —aquella superficie que debería fijar la versión definitiva del texto— cobra forma de serpentina, de rizo interminable, de adorno gratuito y trivial.

De ese conjunto de páginas que cubren las superficies de suelos y paredes, que se apilan o descienden desde el techo, surge ahora un sentido nuevo que promete igualar todos los discursos. Este paisaje de palabras dobladas sobre sí mismas, retorcidas, interrumpidas y giradas, nos hace conscientes del hermetismo de la letra, de su poder excluyente y delimitador; pero también es promesa de un espacio utópico donde lo desorganizado es origen de un nuevo orden sin centro. Así, la desmembración del libro supone también una apertura simbólica de los clichés culturales. La apertura del libro ejercida por el artista no es violenta: éste esparce su interior, lo pone a la vista recordando al espectador la continua necesidad de reorganizar los símbolos de la cultura para permitir que el aire de nuestra propia respiración circule entre sus pliegues.

Anuncios

2 Respuestas a “Las metamorfosis del papel impreso

  1. éste señor me ha interesado mucho, la posibilidad de la interacción como dinámica de lo porvenir o de lo futurible.

  2. De regreso al mundo virtual, no quería dejar de darte las gracias, Ana, por tu comentario. Estoy de acuerdo en que las ideas de Jesús (un señor muy joven, por otra parte) poseen una gran riqueza evocadora. Tu apunte es también una bella brechita de luz: la interacción como dinámica de lo porvenir. La interacción como diálogo –temporalidad dinámica del lenguaje– pero también la lectura (el diálogo) como destrucción del libro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s