“I Am Sitting in a Room” (1969). Alvin Lucier

lucier_.jpg 

“Estoy sentado en una habitación, diferente de aquella en la que estás ahora. Estoy grabando el sonido de mi voz al hablar y lo voy reproducir de nuevo en la habitación, una y otra vez, hasta que las frecuencias resonantes de la habitación se amplifiquen a sí mismas, de modo que todo rastro de mi habla, exceptuando tal vez del ritmo, sea destruido. Lo que entonces escucharás serán las frecuencias de resonancia naturales de la habitación articuladas por el habla. Considero esta actividad no tanto la demostración de un hecho físico sino, más bien, como un modo de eliminar cualquier irregularidad que mi habla pueda poseer”.


¡Escuchen qué delicioso ejercicio de sadismo, de autoeliminación, de borradura pertinaz del texto! Otro clásico que sin duda merece formar parte de nuestra colección. En “I Am Sitting in a Roomel compositor norteamericano Alvin Lucier llevó a la cumbre de su realización un propósito en el que muchos escritores de literatura por venir se vieron avocados al fracaso: hacer que su propio lenguaje fuera devorado por el vacío.
Grabando, una y otra vez, el sonido de su voz reproducida por una cinta magnética se provoca la acumulación de sucesivas capas de tiempo cuyo cuerpo se va haciendo más y más pesado. El leve tartamudeo, que al inicio dibujaba ondas de sentido aparentemente involuntarias en la voz del autor, se pierde, pasado un tiempo, en el sonido líquido y homogéneo del espacio.

 

Anuncios

6 Respuestas a ““I Am Sitting in a Room” (1969). Alvin Lucier

  1. Yo he tenido la suerte de ver esta pieza en directo dos veces y las dos fue como una experiencia alienígena e increíble. ¿Lucier Lo hizo para grabar su voz e intentar corregir su tartamudez? ¿Podeis añadir el texto en inglés?

  2. Querido Brutus: La obra tiene tantas dimensiones, ¿verdad? Pero el detalle psicológico de la tartamudez es probablemente lo que la convierte en intemporal…
    Aquí abajo cumplimos con su petición:
    “I am sitting in a room different from the one you are in now. I am recording the sound of my speaking voice and I am going to play it back into the room again and again until the resonant frequencies of the room reinforce themselves so that any semblance of my speech with perhaps the exception of rhythm, is destroyed. What you will hear, then, are the natural resonant frequencies of the room articulated by speech. I regard this activity not so much as a demonstration of a physical fact, but more as a way to smooth out any irregularities my speech might have.”

  3. ¡Afirmar que el propósito de Lucier en esta obra consiste en “que su propio lenguaje fuera devorado por el vacío” significa olvidar uno de los elementos fundamentales en “I Am Sitting in a Room”: el espacio! Un espacio que nunca puede estar vacío, ni callado (como tampoco podía estarlo la cámara anecoica visitada por John Cage). Espacios, todos ellos, rebosantes de presencia, y, por tanto, de sentido; un sentido que en esta obra evoluciona, sin solución de continuidad, de lo ‘puramente’ verbal a lo ‘puramente’ musical, revelando que ni el habla ni el sonido pueden ser, nunca, puros (ni estar, al igual que el espacio, vacíos de significado).

  4. Buen apunte. El vacío de Cage sonaba a los latidos de su propio corazón, el de Lucier a las frecuencias resonantes de su voz, ambos son por tanto vacíos dinámicos, devoradores. “Ni el habla ni el sonido pueden ser nunca puros”, desde luego, pero ¿no dice el mismo autor que esta obra es un intento de eliminar las irregularidades de su habla? ¿No puede entenderse esto como un ejercicio de purificación? La actitud es irónica, claro, pero me gusta entender que Lucier consideraba el tartamudeo como un elemento sobrante, añadido involuntariamente al habla y, por tanto, al sentido de sus palabras. En lugar de eliminar el tartamudeo de su habla, decide convertir el habla toda en un tartamudeo… El resultado final de esta particular purga lingüística no es la falta de sentido, sino el exceso: un signo sonoro que puede significar cualquier cosa.

  5. Mmmmmmm. Efectivamente, el tartamudeo es “un elemento sobrante, añadido involuntariamente al habla”, ¡pero no se añade “al sentido de sus palabras”, sino a su sonido! Es precisamente esa dialéctica entre sonido y sentido la que articula el discurso de la pieza -no en forma de una confrontación, sino de una mutua desintegración paulatina que se presenta como un continuo, una frontera perpetua, que consigue abolir la propia distinción entre las dos categorías entendidas como realidades discretas y opuestas entre sí-. El sentido -lingüístico e impuro- desaparece progresivamente, conforme aparece otro sentido -musical… e igualmente impuro-; pues no parece apropiado afirmar que “el signo sonoro” en que deviene “I Am Sitting in a Room” pueda “significar cualquier cosa” (desde luego, no significa lo mismo que la Quinta Sinfonía de Beethoven, aunque esté hecha con los mismos mimbres sonoros). Aunque la música de Lucier (no sólo en esta obra) utilice elementos acústicos muy básicos -como las ondas sinusoidales, que, de hecho, a veces se denominan “sonidos puros”-, ello sólo sirve para hacer más evidente que, incluso en esos casos, el sentido musical es siempre el fruto de la impureza, la ambigüedad y, por qué no decirlo, de la confusión. Sólo ciertas rémoras románticas -que se manifiestan, sobre todo, en la pervivencia de “la idea de la música absoluta” (Dahlhaus)- pueden hacernos olvidar el hecho maravilloso de la impureza ontológica del sentido musical. Pues, si Barthes escribió, respecto al sentido lingüístico, que “es preciso que una lengua exista por su léxico, es decir, por cierta impureza, por la polisemia que todo léxico, o que la introducción de un léxico en una sintaxis, representa”, ¿por qué no deberíamos aplicar estas mismas consignas al sentido musical?

  6. Me hace pensar en ese ensayo de Susan Sontag, titulado “Estética del Silencio”.
    *
    Parece imposible que una obra tan radical pueda resultar al mismo tiempo tan melancólica y romántica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s